Poda de formación

By | 07/06/2013

Poda de formación

Existe en jardinería un concepto que se conoce como poda de formación. Esta es una poda que se practica con el objetivo de fortalecer la estructura de una planta o árbol, al mismo tiempo que se garantiza su desarrollo de manera correcta, eliminando ramas que puedan estar creciendo torcidas.

Dentro de los beneficios que le otorga la poda de formación a nuestro jardín, se encuentran los siguientes:

  • Facilita la entrada de aire a las ramás y hojas más escondidas, de árboles y arbustos.
  • Favorece el recibimiento de luz solar, un elemento que es tan necesario para la salud de las plantas.
  • Regula la distribución de las ramas.
  • En caso de que se trate de una planta que disponga de frutas, la poda de formación nos permitirá acceder a los mismos con más practicidad.

Hay cuatro tipos principales en lo que respecta a esta clase de poda, los cuales son los siguientes:

  • En forma de vaso. Utilizada especialmente para moldear árboles frutales.
  • En forma de eje central. Es también muy útil para plantas que dispongan de frutos.
  • En forma de pirámide. Esta se enfoca en muchas flores, con el fin de crear diseños ornamentales, que puedan ser utilizados como decoración.
  • En forma de cordones. Ideal para darle mantenimiento a huertos y sembradíos que puedan estar ubicados en casa.

Cada tipo de planta, dependiendo de si es una flor, un árbol o un arbusto, posee un tiempo diferente para llevar a cabo la poda de formación, pues esta es en cierto modo proporcional al crecimiento y al tamaño. Es por eso que si cuentas con elementos muy distintos en tu jardín, será importante que te informes acerca de las podas indispensables para cada una.

Solo así podrás organizar tus tiempos, con el fin de brindarle a cada uno la atención que se merece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *