¿Por qué no debes regar en exceso tus plantas?

By | 19/07/2013

Por qué no debes regar en exceso tus plantas

Siempre se dice que regar en exceso las flores y plantas de nuestro jardín, es algo que debemos evitar a toda costa principalmente, para evitar ahogarlas y que se marchiten sin remedio alguno. Sin embargo, detrás de esta acción tan errónea se ocultan mayores consecuencias a las que sin lugar a dudas, no querrás enfrentarte.

A continuación, te ofrecemos algunas razones de peso por las que no deberías regar en exceso las plantas con las que dispones.

  • Las raíces no solo pueden ahogarse, sino que llegan a pudrirse. Es por eso que una vez que las plantas reciben demasiada agua, es imposible volver a reanimarlas. Cuando el líquido llena todo el espacio debajo de la tierra, impide el paso del aire haciendo que la raíz se deteriore de forma inevitable.
  • El agua también puede impedir la correcta absorción de los nutrientes. Aunque esto puede parecer contradictorio, la presencia en demasía del vital líquido suele abrir paso a un fenómeno que se conoce como lixiviación, que consiste en la retención de los nutrientes de manera que nunca pueden llegar a la planta.
  • Finalmente, si riegas en exceso a la larga tus flores no podrán aprovechar el aire y la luz solar. Esto puede derivar en la aparición de problemas como infecciones o decoloraciones que además de afear el aspecto de las plantas, solo serán la antesala a su marchitación.

De modo que ahora puedes ver el por qué no debes regar en exceso tu jardín. Si aún te quedan dudas sobre cual es la frecuencia con la que debes hacerlo, recuerda la regla de oro: siempre debes tocar la tierra. Si está sea, entonces no debes dudar en ir por tu regadera. De lo contrario no te preocupes, porque el suelo húmedo siempre es un buen indicador de que todo anda bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *